Archivo

Posts Tagged ‘Italia’

Internet, Premio Nobel de la Paz

5 febrero 2010 Deja un comentario

Esto, que perfectamente podría pasar como noticia de El Mundo Today, es una sorprendente realidad. La versión italiana de Wired ha presentado la candidatura de Internet al Premio que otorga Alfred Nobel desde ilustrísimos años, y la candidatura ha sido aceptada.

La revista propuso la candidatura por ser Internet “un medio que incentiva el diálogo, el debate y el consenso a través de la comunicación” .

La candidatura enfrenta serias dudas, como si será escogida, quién irá a recibir la Medalla (seguramente irá algún Amstrad antiguo).

Desde luego, hay que decir que Internet es un invento que ha revolucionado completamente nuestro mundo, hasta el punto de ser algo ya indispensable en nuestras vidas.

Tenéis más información en la página que Wired ha habilitado sobre el evento: Internet For Peace.

Via | Bitelia

Leonardo da Vinci

¿Qué decir sobre el gran Leonardo Da Vinci? La Historia Universal está plagada de grandes personajes que han sido motores del avance de la historia gracias a su incomparable genialidad. Muchos se han destacado como artistas, algunos como científicos, otros como inventores… Pero Da Vinci ha sido todo esto a la vez: un genio multifacético. Un arquetipo del nuevo hombre que surge en el Renacimiento.

Leonardo_auto retrato

Leonardo Da Vinci vivió entre 1452 y 1519. Este fue un período de profundas transformaciones en el mundo, bisagra entre la Edad Media y la Modernidad.

Leonardo Da Vinci es la encarnación del «hombre universal», es decir, el que se instruye en todas las ramas del saber. Esta era una característica central del nuevo movimiento cultural del humanismo renacentista que afloraba en Italia desde el siglo XV.

En el ámbito de la pintura, Leonardo ha introducido el interés por la anatomíafisionomía o las expresiones de los estados de ánimo. Aplicando estos conocimiento en sus obras, Da Vinci logra dotar a sus pinturas de un realismo que rompe con los patrones del arte gótico.

Da_Vinci_Vitruve_Luc_Viatour

Su exploración en busca de nuevas técnicas es también muy interesante. Leonardo introduce la técnica del sfumato (pintar figuras de contornos vagos y difuminados) con los que logra dar a sus cuadros la sensación de atmósfera. Se dice, por esto, que Leonardo Da Vinci ha sido el primer artista capaz de pintar el aire.

En su trayectoria podemos destacar la obra Virgen de las Rocas, de 1483. Un cuadro que está compuesto con un eje piramidal, donde se utiliza un sutil claroscuro para modelar las figuras. Entre 1495 y 1497 realiza una de sus más famosas pinturas: La última cena. En este mural, pintado en el refectorio del convento de Santa Maria delle Grazie de Milán, se destaca un excelente ejercicio de perspectiva.

En La última cena, Leonardo plasma estupendamente sus estudios sobre las reacciones de la naturaleza humana. En los gestos de los rostros, o en la postura de los cuerpos, se develan los sentimientos de cada uno de los protagonistas. Dando la sensación de capturar el momento, tal como lo haría una fotografía instantánea.

da_Vinci_La ultima cena

Otra obra cumbre de su producción es sin dudas La Gioconda (1503). Es el retrato de Mona Lisa, mundialmente famoso por su gran expresividad, tanto que parece estar mirándonos.

Como científico, dedicó gran parte de su trabajo al conocimiento de la anatomía, realizando numerosos dibujos del cuerpo humano. Muchos basados en disecciones de cadáveres, que abrieron su conocimiento de los órganos internos del ser humano, e incluso también de diversos animales.

En cuanto a su rol como inventor, quizás su aspecto más destacado han de ser los diseños realizados. Sus cuadernos contienen bosquejos de numerosas innovaciones: diversas máquinas para volar (una de ellas muy similar al helicóptero), armas de fuego, el esnórquel de buceo, tanques armados, el paracaídas, un submarino y una supuesta máquina de cálculo compuesta por una serie de engranajes.

Vía|Kalipedia / Wikipedia

¡Fascistas!

De todas las preguntas sin respuesta de nuestro tiempo, tal vez la más importante sea ésta: “¿Qué es el fascismo?”.

Una de las organizaciones de estudios sociales que hay en los Estados Unidos recientemente formuló esta pregunta a cien personas distintas, y encontró respuestas que iban desde “democracia en estado puro” a “lo diabólico en estado puro”. En Inglaterra, si se pide a una persona corriente, con capacidad de pensar, que defina el fascismo, por lo común responde señalando a los regímenes alemán e italiano. Y ésta es una respuesta insatisfactoria, porque incluso los principales Estados fascistas difieren entre sí en gran medida, tanto por estructura como por ideología.

Por ejemplo, no es fácil que Alemania y Japón encajen en un mismo marco, y es aún más difícil en el caso de algunos de los pequeños Estados que se pueden definir como fascistas. Suele darse por sentado, en efecto, que el fascismo es inherentemente belicoso, que prospera en un ambiente de histeria bélica, que sólo puede resolver sus problemas económicos mediante preparativos de guerra o mediante conquistas en el extranjero. Pero éste no es el caso, claramente, ni de Portugal ni de las diversas dictaduras sudamericanas. Asimismo, se supone que el antisemitismo es uno de los rasgos distintivos del fascismo, pero algunos movimientos fascistas no son antisemitas. Algunas polémicas eruditas, cuyo eco se escucha en las revistas norteamericanas desde hace muchísimos años, no han servido para precisar si el fascismo es o no una forma de capitalismo. Sin embargo, cuando aplicamos el término “fascismo” a Alemania, a Japón, a la Italia de Mussolini, sabemos, a grandes rasgos, a qué nos referimos. Es en la política interior donde la palabra ha perdido el último vestigio de significado que pudiera tener. Si se examina la prensa, se descubre que no hay, prácticamente, ningún conjunto de ciudadanos –ningún partido político, desde luego, y tampoco ninguna organización, de la clase que sea– que no haya sido denunciado por fascista a lo largo de los últimos diez años.

Aquí no me refiero al uso verbal del término “fascista”. Me refiero tan sólo a lo que he visto publicado. He visto las palabras “de simpatías fascistas”, o “de tendencia fascista”, o “fascista” a las claras, aplicadas con toda seriedad a los siguientes grupos: Leer más…