Inicio > Aclarando Dudas, Astronomía, Geografía > Aclarando dudas III – Las Auroras.

Aclarando dudas III – Las Auroras.

La Aurora Boreal es un fenómeno natural que ocurre a lo largo del año en paisajes cercanos a los polos y que se puede ver con mucha frecuencia en las noches claras. Pero,¿qué son las Auroras?,¿Por qué se forman?,¿Cómo sucede este fenómeno?

Este fenómeno, según donde se produzca, puede denominarse Aurora Boreal (Norte) y Aurora Austral (Sur).

Durante siglos la raza humana ha asociado las Auroras a leyendas y explicaciones mitológicas. Y es que esta maravilla parece una obra de los dioses debido a sus precioso colores azulados-verdoso.

A continuación os aclararé esas dudas que tengáis acerca de este fenómeno.

La imágen de la derecha muestra que el sol genera una serie de “explosiones” y cuando las partículas electro-magnéticas cargan sobre nuestra atmósfera se forma la Aurora Boreal.

En 2007 un equipo de la NASA inició una misión llamada THEMIS, compuesta por cinco satélites situados en puntos estratégicos del campo magnético de la Tierra, para entender con detalle qué es lo que ocurre y cómo se forma una Aurora, y en julio de 2008 anunciaron estos resultados que han resuelto un misterio que la comunidad científica-física llevaba debatiendo más de 30 años. Aunque todavía hay personas en desacuerdo con lo dicho, la discusión de carácter casi filosófico sigue abierta.

La actividad del sol provoca que el viento solar mande hacia la Tierra una gran cantidad de energía en forma de materia cargada de electrones. Estas inmensas olas de energía son asimiladas por el campo magnético de la Tierra. La magnetosfera mantiene una zona de relativa tranquilidad en cuanto a nuestras condiciones climatológicas. Pero llega un punto en que la energía acumulada se libera, y aquí es cuando se desencadena una subtormenta magnética que lanza la materia llena de electrones a toda velocidad hacia los polos de la Tierra y que al llegar a la atmósfera produce un baile de luces al que denominamos “aurora”.

Las Auroras, en realidad, son el fenómeno producido por el “lanzamiento” de masa solar contra los polos Norte y Sur de la magnetosfera terrestre. Los protones y electrones procedentes del Sol, son guiados por el campo magnético terrestre hacia los dos polos. Cuando colisionan los átomos y moléculas de oxígeno y nitrógeno en las capas superiores de la atmósfera, las partículas liberan su energía de forma que ésta es devuelta por los átomos en forma de luces visibles en la atmósfera.

    La causa de sus colores

Es conocido que estas subtormentas se sitúan en el origen de las auroras, pero quizás no sea del todo así, ya que la magnetosfera soporta de una a tres subtormentas diarias. Ocurren frecuentemente, aunque eso no siempre se traduce en un particular fuego artificial de estrellas. En parte, porque para verlas hay que tener en cuenta una serie de ciertas condiciones meteorológicas, que son las siguientes:

  • Son visibles sólo de noche
  • Cuando el cielo está despejado y sin nubes
  • Cuánto más al Norte y cerca del polo nos encontremos, mejor.

Los habitantes de Islandia pueden verlas casi cada noche. Pero no las ven todas, ya que también hay algunas auroras imperceptibles y otras tan fuertes como la que se pudo apreciar hasta en las islas Canarias en el año 2003.

“La diferencia en intensidad se debe a la diferencia de partículas cargadas en el espacio. La mayoría de las auroras son causadas por electrones y hay que pensar que en una aurora de intensidad media, un milímetro cuadrado se ve golpeado por cien millones de electrones por segundo, las cantidades son gigantescas”

Ingrid Sandhal, profesora del Instituto de Física Espacial,Kiruna (Suecia).

También nos da una explicación para la causa de sus diferentes colores:

“La atmósfera está compuesta por una gran cantidad de átomos de oxígeno; así que cuando los electrones colisionan con las partículas de oxígeno vemos que cada átomo tienen un color particular”.

Los átomos y los colores nos muestran la composición de la atmósfera cuando es golpeada. El verde es el color más común, y está causado por el oxígeno, al igual que el rojo.

    ¿Qué provoca las auroras?

Hasta hace relativamente poco nadie sabía con certeza cuál era el origen de estas subtormentas o la causa por el cual desataba su proceso.

  1. Los científicos optaban por dos hipótesis. Una de ellas era que las subtormentas se producen a una sexta parte de distancia entre nuestro planeta y la Luna (a unos 60.000 kilómetros) y que la energía viene de una poderosa corriente eléctrica que fluye a través de la magnetósfera a esta distancia, compuesta por un plasma o una masa de electrones e iones cargados que se libera de forma repentina debido a una explosión. El plasma se dirige hacia la Tierra y las corrientes espaciales se paralizan, lo que causa el origen de la subtormenta.
  2. La segunda teoría sitúa a las auroras a un tercio de la distancia de la Luna y la Tierra, y establece que la descarga de energía se produce en la parte inferior de la magnetosfera. Alrededor de la cola los campos magnéticos apuntan a direcciones contrarias, una hacia el exterior en el polo Norte y otra hacia el interior en el polo Sur. De forma que cuando las líneas de campo magnéticas se unen se produce una reconexión que divide su final en dos creando una subtormenta.

El equipo de Vassilis Angelopoulos, a cargo de la misión de Themis en la NASA confirmó este último supuesto a partir de las observaciones recogidas por los satélites en un artículo que fue publicado por Science en julio del 2009.

“Nuestros datos muestran claramente por primera vez que la reconexión magnética es el detonante. La reconexión supone una aceleración de olas y plasma a lo largo del las líneas magnéticas que enciende el aurora por debajo de la Tierra antes de que las zonas cercanas de ésta en el espacio hayan tenido la oportunidad de responder. Podemos facilitar los datos y la demonstrar que es esto lo que ocurre”

Angelopoulos.

Algunos partidarios de la primera teoría no parecen todavía muy convencidos de haber perdido la batalla y apuntan que los satélites de la NASA no estaban en la posición adecuada. El equipo de Angelopoulos repitió los experimentos con un final de los mismos resultados, pero los que apoyan la primera hipótesis siguen buscando pruebas que apoyen su creencia.

Bueno, espero haberos aclarado esta duda, y como suelo decir, comentadnos vuestras dudas.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. 15 enero 2010 en 9:22

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: