Inicio > Astronomía > La Osa Mayor en realidad tiene 20 estrellas y no 19, como se creía.

La Osa Mayor en realidad tiene 20 estrellas y no 19, como se creía.

A partir de ahora, cuando se observe la Osa Mayor, habrá que tener en cuenta que esta constelación está formada por una estrella más, veinte en total y no 19 como se creía hasta ahora. De acuerdo con un nuevo estudio publicado en The Astrophysical Journal, Alcor, una de las estrellas que forma la cola de la osa, tiene en su órbita una pequeña enana roja.

Esta flamante Alcor B orbita a su hermana mayor y ha sido detectada mediante una innovadora técnica denominada ‘movimiento paraláctico común’ por miembros del proyecto 1640, un equipo internacional que incluye a astrofísicos del Museo Americano de Historia Natural, la NASA, el Instituto Tecnológico de California y la Universidad de Cambridge.

“Nosotros utilizamos esta nueva técnica para determinar que un objeto orbita una estrella próxima, una técnica que representa un homenaje a Galileo”, declaró Ben R. Oppenheimer, del Museo Americano de Historia Natural. “Galileo sentó un tremendo pronóstico. Hace 400 años, estableció que si Copérnico estaba en lo cierto (que la Tierra orbitaba al Sol) podría demostrarlo mediante la observación del ‘movimiento paraláctico’ de las estrellas más próximas. Increíblemente, Galileo recurrió a Alcor para comprobarlo, pero no dispuso de la precisión necesaria para conseguirlo”, dijo.

“Si Galileo hubiera sido capaz de ver los cambios en la posición de Alcor, él habría obtenido evidencias conclusivas de que Copérnico estaba en lo correcto. El movimiento paraláctico es la forma en que las estrellas cercanas se mueven aparentemente en un patrón repetido anualmente en relación a la de estrellas más lejanas, simplemente porque el observador en la Tierra está circundando al Sol y ve esas estrellas en diferentes lugares cada año.

Alcor es una estrella relativamente joven con dos veces la masa del Sol. Este tipo de estrellas son relativamente raras, de corta vida y brillo. Alcor y sus parientes de la Osa mayor se formaron de la misma nube de materia hace unos 500 millones de años, algo inusual para una constelación, ya que otras similares están compuestas de estrellas no relacionadas entre sí. Alcor comparte una posición en la Osa Mayor con otra estrella, Mizar. De hecho ambas fueron utilizadas en la antigüedad para realizar un test de agudeza visual (distinguir el caballo del jinete). Uno de los discípulos de Galileo observó que Mizar es realmente un sistema binario, el primero en ser descubierto por telescopio. Muchos años después, los dos componentes del sistema fueron rebautizados como sistemas binarios, que integran un sistema cuádruple.

Ahora, Alcor, que está cerca de ese sistema cuádruple, también nos ha presentado a su compañero. En marzo pasado, miembros del Proyecto 1640 instalaron su coronografía y óptica adaptiva en el Telescopio Hale del Observatorio Monte Palomar y lo dirigieron a Alcor. “Justo allí, pude localizar un tenue punto de luz próximo a la estrella” declaró Neil Zimmermann, miembro del equipo. “Nadie había informado de este objeto antes, y estaba muy cerca de Alcor, así que llegamos a la conclusión de que probablemente se trataba de una estrella asociada desconocida”.

El equipo retornó meses después y volvió a observar estas estrellas, esperando probar que eran compañeras determinando el casi inapreciable movimiento de ambas en relación con otras estrellas más lejanas cuando la Tierra se mueve en torno al Sol, en otras palabras, calibrando su movimiento paraláctico. Si la supuesta compañera era una estrella asociada se movería junto con Alcor, y así se comprobó.

Alcor y su nueva compañera se encuentran a unos 80 años luz y orbitan entre sí al menos cada 90 años. A lo largo de un año, la pareja se mueve en una elipse sobre el cielo a lo largo de 0,08 arcosegundos de la órbita que describe la Tierra en torno al Sol. Este movimiento es alrededor de mil veces más pequeño que lo que el ojo humano puede discernir, pero una fracción de este movimiento pudo ser fácilmente medida por la tecnología de los científicos del Proyecto 1640.

Vía| 20minutos

Anuncios
  1. 12 diciembre 2009 en 22:08

    bueno, si es una enana roja no importa, pronto desaparecerá xD

  1. 20 diciembre 2009 en 22:57

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: